in ,

Monitor T55 Curvo Samsung de 27 pulgadas: Reseña con características y precio

Analizamos el Samsung T55, un monitor curvo 1000R de 27″ con AMD FreeSync. Ideal para home office, home schooling y gamers casuales.

Monitor T55 Curvo Samsung de 27 pulgadas: Reseña con características y precio

En tiempos de Covid-19, los monitores se han convertido en una herramienta esencial tanto para el trabajo y la productividad en caso de que  estés haciendo home office o para tomar clases en línea. No sé diga a la hora de consumir contenidos de entretenimiento y jugar, que no todo va a ser trabajo.

Es por ello que vamos a evaluar un monitor curvo, en este caso el modelo T55 de Samsung, un monitor curvo de 27 pulgadas, este monitor esta orientado al segmento semi-profesional con una serie de buenas características a un precio bastante atractivo.

La verdad es que nunca había estado en mi radar utilizar un monitor curvo, así es que debo reconocer que el Samsung T55 nos abrió un panorama de una manera brutal. Y es que cuando lo utilizas por primera vez, es un poco “extraño” tenerlo sobre el escritorio, sin embargo cuando empiezas a familiarizarte con él, te vas dando cuenta de cómodo y útil que resulta, tanto si lo utilizas para trabajar, estudiar, para ver series o películas, o para para jugar.

Primero que nada surge la pregunta ¿Vale la pena un Gadget de este tipo?En la siguiente reseña trataremos de contestar es ay otras interrogantes. Pero antes, vemos su ficha técnica:

Ficha técnica monitor curvo Samsung T55

Pantalla

  • Pantalla (pulgadas): 27.0
  • Pantalla (cm): 68.6
  • Clase de pantalla: 27
  • Plana/Curva: Curvo
  • Active Display Size (HxV) (mm): 597.88×336.31
  • Curvatura de Pantalla: 1000R
  • Relación de aspecto: 16:9
  • Panel: VA
  • Brillo (Normal): 250cd/m2
  • Brillo (Min): 200cd/m2
  • Relación de contraste estático: 3,000:1(Typ.)
  • Ratio de Contraste Dinámico: Mega
  • Resolución: 1,920 x 1,080
  • Tiempo de Respuesta: 4 (GTG)
  • Ángulo de Visión (H/V): 178°(H)/178°(V)
  • Color: Max 16.7M
  • Color Gamut (NTSC 1976): 0.806
  • Color Gamut (DCI Coverage): 0.88
  • sRGB Coverage: 1.193
  • Adobe RGB Coverage: 0.884
  • Refresco: Max 75Hz

Primero que nada, mencionar que el monitor que os fue facilitado en préstamo para la presente reseña  fue el modelo de 27 pulgadas, las mismas dimensiones de mi monitor actual pero de pantalla plana. Más adelante ahondaremos en las principales diferencias de trabajar con uno y otro.

Diseño

El monitor curvo Samsung Serie T55 posee un diseño elegante y minimalista con biseles sin borde en tres de sus lados, salvo el inferior donde aparece el logotipo de la marca. La parte trasera tiene un acabado texturizado y un grosor de 7.9mm.

Vale la pena destacar que este monitor no es compatible con VESA, po lo que forzosamente se debe utilizar la base incluida la cual sólo ofrece ajustes de inclinación de -3 a 20°, por lo demás, está construida de metal con calidad premium, es bastante sólida y tiene una textura y un grosor de sólo 6mm.

Base monitor T55, texturizada y con 6 mm de grosor.

¿Cómo luce el monitor en el escritorio? La verdad es que bastante bien, en el así que en el apartado de diseño le damos un aprobado.

En el bisel inferior del monitor -debajo del logo- se ubica un botón que da acceso a los controles de la configuración, el cual funciona como una especie de joystick, lo puedes mover en distintas direcciones (atrás adelante, izquierda y derecha) para elegir las opciones del menú o al volumen. Para seleccionar una opción, solo basta presionarlo como botón, para regresar, hay que moverlo hacia la izquierda.

Botón para acceder a los controles de configuración del monitor T55.

También hay que decir, que el monitor no ofrece demasiadas opciones de movimiento, no puedes cambiar demasiado el ángulo ni la altura, así que tienes que poner mucha atención sobre o en dónde lo colocas para que tengas la mejor configuración posible. En mi caso, me tocó bajar un poco la altura de la silla para sentirme cómodo con la altura del monitor frente a mi cara.

Vamos al tema de la curvatura, este monitor tiene una curvatura 1000R, la cual ayuda a reducir el cansancio de la vista comparado a los monitores planos. De hecho los modelos de 24″y 27″cuentan con una certificación TÜV Rheinland que garantiza comodidad de uso. Y nosotros en nuestras pruebas podemos certificarlo.

De hecho anteriormente comenté la extrañeza inicial al comenzar a usarlo, la cual en pocos minutos desapareció, dada la comodidad de poder tener una visión completamente clara de todos los elementos que aparecen en la pantalla, incluso aquellos que están en las orillas más alejadas. Algo que no sucede con mi monitor plano actual, donde en ocasiones debo moverme un poco para ver algún menú o opción que su ubica en alguna de las esquinas.

Rendimiento

El monitor T55 de Samsung utilizan panel VA que, además de una curvatura 1000R, ofrece una resolución de 1080p, una relación de aspecto 3,000: 1, un ángulo de visión de 178°/178°, y cobertura de 16.7 millones de colores del espectro sRGB y un brillo máximo de 250 nits.

El contraste del monitor Samsung T55 es bastante bueno y, por defecto, entrega muy buenos negros y gracias al brillo, así que no vas a tener problemas de reflejo de luz en la mayoría de los ambientes y los que hay no son graves, de cualquier manera considera que a final de cuentas, esto va a depender de que tan iluminado esté el espacio donde estés trabajando. Yo siempre recomiendo no tener una ventana detrás cuando trabajas, de ser posible, ya que no importa la calidad del monitor, la luz directa siempre va a dar un charolazo, querámoslo o no.

Un detalle extra de acotar es que no importando el tipo de actividad o de contenido que estemos viendo, el brillo será constante bajo diferentes condiciones de luz. Yo he tenido que ajustar el brillo con una configuración para el día y otra para la tarde/noche.

El Samsung T55 tiene un manejo de los gradientes adecuado, tampoco tiene sangrado de color, lo que significa que el color va a estar en su lugar sin generar sombras raras. Lo he estado utilizado poco para diseñar, pero se ha comportado a la altura tanto en Illustrator como en PhotoShop, su tamaño me permite distribuir sin problemas los distintos paneles de herramientas sin obstruir el espacio de trabajo.

Hablemos de la taza de refresco, la cual es de 75 Hz y un tiempo de respuesta de 4ms, quizás no sea suficiente, sobre todo para los gamers más exigentes. Las consolas de siguiente generación funcionan mejor con un monitor con una taza de refresco más alta, lo cual evidentemente incrementa el costo, no olvidemos que estamos ante un monitor orientado a productividad.

Así es que avisados están, la taza de refresco está bien, si dejas tu juego a 60 cuadros por segundo, no vas a tener ningún problema, quizás tengas un poco de blur, pero si ajustas los cuadros más allá de 60, la experiencia de juego quizás no sea la mejor.

Eso si, el monitor cuenta con la función de FreeSync, esta tecnología de AMD elimina los cortes en la imagen de la pantalla y las incorrecciones para poder disfrutar de tus juegos sin sobresaltos. Esto significa que vas a tener una mejor experiencia de imagen cuando juegues o veas contenido multimedia.

Conectividad

En relación a la conectividad este monitor tiene una salida HDMI 1.4, una salida DisplayPort, un puerto VGA y una entradas de 3.5mm para audífonos y una adicional de salida de audio. Adicionalmente, cuenta con bocinas de 5W.

El monitor Samsung T55 Series cuentan con una salida HDMI 1.4, una salida DisplayPort, un VGA y dos puertos jack de 3.5mm para entrada y salida de audio.

Audio

El monitor Samsung T55 nos entrega un sonido de buena calidad, con el volumen al máximo ofrece una calidad aceptable, sin saturaciones ni distorsiones. No importa si estás viendo una serie n Netflix o jugando, el audio es bastante cumplidor. En resumen, si no tienes unos audífonos puestos, el audio que ofrece el monitor no va a decepcionar. En cuestión de diseño, los parlantes se encuentran en la mejor ubicación para  ofrecer una experiencia adecuada.

El monitor cuenta con dos bocinas de 5W en ambos costados de la parte inferior.

Conclusiones

Respondiendo la pregunta inicial ¿Vale la pena un monitor de este tipo? Respuesta corta: Sí. El monitor Samsung T55 es un muy buen producto. La realidad es que la cantidad de características que posee lo vuelven una opción interesante dentro de sus rango de precio.

Se trata de un monitor semi profesional que está orientado a trabajo y productividad que puede cumplir una destacada labor durante esas largas horas de educación en casa, sobre todo a la hora de evitar la fatiga visual. Sin duda, gamers de ocasión también pueden aprovechar este monitor. Jugadores profesionales, abstenerse y pasar de largo, hay que invertir un poco más para obtener lo que están buscando, la taza de refresco de 75 Hz los vas a decepcionar.

Si tratamos de encontrarle un pero, quizás el hecho de que el monitor no tenga compatibilidad VESA y deba usar la base que tiene pocas opciones de movilidad. Además, a diferencia de uno plano, este monitor va a requerir un poco más de espacio en tu escritorio.

Entre sus puntos más destacados, tenemos su curvatura, que efectivamente es muy cómoda y ayuda a paliar el cansancio visual. Su calidad de brillos, sus colores y negros, son cumplidores. Sobre todo, recomiendo invertir un poco de tiempo en calibrarlo y encontrar el mejor ajuste de brillo y nitidez de acuerdo al lugar donde lo van a instalar.

Precio y disponibilidad

El monitor Samsung T55 curvo de 27 pulgadas, 75hz de taza de refresco, curvatura 1000R, 4ms de tiempo de respuesta y resolución 1080p, tiene un precio de $6,756 en Amazon y puedes conseguirlo acá. Recuerda que si compras algún artículo con nuestro link de afiliado estarás apoyándonos para seguir generando este tipo de contenidos y reseñas.

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.