in

Dimite relator de #ACTA, denunciando maniobras internas.

 

Como leímos anteriormente un total de 22 miembros de la Unión Europea, incluida España, han firmado el Acuerdo Comercial Anti-Falsificación (ACTA) como paso previo a su aprobación en el Parlamento. uniéndose a los países que ya habían dado su apoyo el 1 de octubre.

La noticia que ahora nos pone a pensar es la salida del relator de dicho documente, el eurodiputado francés Kader Arif, quien presento su dimisión, debido a su inconformidad en la forma en que se ha llevado a cabo el proceso.

“Sin participación de la sociedad civil, con falta de transparencia desde el inicio de las negociaciones, sucesivas firmas del texto sin explicaciones y descartando las reivindicaciones del Parlamento expresadas en muchas resoluciones”.

El funcionario realiza su denunciando de la manera, más fuerte posible, calificando el proceso que ha llevado ACTA, como una “farsa”.

“Nunca antes había visto unas maniobras semejantes. Tanto para imponer un calendario como para evitar que la opinión pública conociese los peligros del tratado.”

Un punto más a favor de los internautas, y una noticia que por supuesto esta causando mucho revuelo, ya se habían tardado en salir a la luz las inconformidades del gabinete interno.

Y si el propio relator de ACTA hace tales declaraciones. ¿Qué podemos esperar? Quizá que con estas declaraciones pudieran suscitarse nuevos enfrentamientos y de alguna forma pudiera disiparse esta ley. Ya que será hasta el mes de julio en que el parlamento ratifique la firma del tratado por parte de la unión europea.

Cabe señalas que países como Alemania, Holanda, Eslovaquia, Estonia y Chipre; no han brindado su apoyo a ACTA.

Otro punto importante son las declaraciones que anteriormente había realizado Willy Meyer, eurodiputado de IU, quien ha criticado duramente que el gobierno español y la UE hayan firmado el ACTA.

Meyer ha declarado, que hará todo lo que este es sus manos, para evitar la ratificación en junio por el Parlamento Europeo.

 “si el ACTA se hubiese firmado hace 20 años no existiría Internet tal y como lo conocemos”.

Y sin duda tiene razón, no habría tantos avances ni acceso a la información, como lo tenemos actualmente.

La declaraciones iniciales de Meyer concuerdan con las de Kader Arif al mencionar el oscurantismo y la falta de transparencia en la negociación de la que se había excluido al Parlamento Europeo mediante una “más que vergonzosa” cláusula de confidencialidad.

Desde que comenzó el tratado en el 2010 se mostró preocupado “por la ambigüedad, el carácter generalista del texto y, sobre todo, por ser una amenaza para la libertad en Internet y la libertad de expresión”.

Por el momento, a nosotros nos queda esperar, y seguir de cerca el proceso para ver la resolución final. Claro, no sin antes mostrar nuestras inconformidades por medio de las redes sociales.

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook