Menu
in

Los lápices Polychromos de Faber-Castell para este Día del Padre

En 1908, el conde Alexander von Faber-Castell presentó gama de lápices de colores “Polychromos”. Su hijo menor, Roland, que tenía tres años en ese momento, se haría cargo de la compañía en el futuro. Cuando Alexander viaja a Estados Unidos en 1909, el New-Yorker Staatszeitung le otorgó el título “Rey de los Lápices”.

Los lápices Polychromos de Faber-Castell para este Día del Padre

Como su nombre lo indica, “Polychromos” significa “muchos colores”, y la reconocida marca Faber-Castell cuenta con su propia línea de lápices de colores que llevan este nombre. Actualmente son internacionalmente valorados por artistas profesionales y aficionados, gracias a su extraordinaria calidad y sus hermosos pigmentos que brillan por igual.

Fue en 1908, cuando el conde Alexander von Faber-Castell ideó el concepto de esta gama de lápices de colores. El desafío principal a la hora de elaborar los Polychromos era garantizar su resistencia a la acción de la luz. Sobre la base de prueba y error, este lápiz de madera de cedro con forma redonda se lanzó en una amplia gama de colores que comprende desde el blanco opaco al azul montaña, del rojo Saturno al marrón Van Dyck.

Los Polychromos de Faber-Castell de trazo suave, son sinónimo de calidad, con una gran capacidad de mezcla e integración de tonalidades. El corte de las piezas y su mina de 3.8 mm de grosor, resultan muy útiles para trabajar en determinados detalles. Tienen además una excelente adherencia al papel, cartón ó madera, y una gran resistencia a la rotura gracias a su proceso de encolado elástico entre la mina y la madera.

En 2019, esta reconocida gama exclusiva de Faber-Castell celebró su 111 aniversario. Admirado y muy querido por  Karl Lagerfeld (+) y Ferdinand Porsche, además de por destacados artistas que se dedican a crear con pasión y a mantener los más altos estándares. Todos ellos valoran Polychromos por su calidad sin inigualable, la extraordinaria vitalidad de sus colores y su mina de color resistente. Este año, esta exquisitas piezas celebran su centésimo décimo primero aniversario, un cumpleaños significativo que Faber-Castell celebró con una edición especial.

La gama ha crecido desde los 60 colores que contenía en sus orígenes a los 120 que la forman hoy en día. Al igual que su predecesor – el clásico lápiz de grafito Castell 9000 – unos años antes, los Polychromos siguen siendo valorados por artistas y aficionados por igual hasta el día de hoy. Esta edición decorada con una espectacular imagen de un amanecer, el diseño original de 1908 y su sello tradicional, se encuentra disponible en sets de 12, 24 y 36 lápices de colores, mientras que la presentación en estuche de metal, en piezas de 12, 24, 36 o 120 piezas. Un regalo ideal para este Día del Padre.

Salir de la versión móvil