in

Claves para diseñar e implantar una marca de empleador atractiva: Udemy

Las compañías deben crear programas que desarrollen y mantengan estos aspectos, así como trabajar con especialistas en comunicación y contenidos para comunicar de forma eficiente.

Claves para diseñar e implantar una marca de empleador atractiva

Hoy en día, no solo los empleadores buscan tener el mejor talento, los postulantes también seleccionan cuidadosamente las empresas que se alinean con sus valores y proporcionan los mejores beneficios para su desarrollo profesional y personal. Por ello, hoy en día las compañías deben trabajar para crear una marca empleadora atractiva.

La reputación organizacional está directamente relacionada con las experiencias que viven las personas que ya trabajan con una organización. Su reputación va a decirle al mercado si las personas realmente están satisfechas con su trabajo y la cultura general de la empresa, lo cual va a estar directamente relacionado con la propuesta de valor que se tenga para las personas que decidan unirse a la empresa.

De acuerdo con Cecilia Mansilla,  experta en liderazgo y desarrollo personal e instructora de Udemy, para desarrollar una marca empleadora atractiva las compañías deben enfocar sus esfuerzos en aspectos como:

  1. Un entorno de trabajo saludable. Aun cuando el clima laboral se encuentra condicionado en gran parte por la percepción y características de los empleados, también recae en las acciones que la empresa lleve a cabo, por lo que es de suma importancia lo cuide al máximo y además proporcione a sus colaboradores las mejores herramientas para que se cree un clima positivo y favorable para todos.
  1. Paquetes de retribución buenos y competitivos. Aunque parezca obvio es importante ofrecer salarios competitivos y prestaciones atractivas que destaquen a la empresa vs la competencia.
  1. Planes de aprendizaje y desarrollo de carrera atractivos y equitativos. Contar y ofrecer a los empleados planes y programas que permitan su desarrollo profesional se ha convertido en una necesidad al interior de las empresas y los empleados valoran este tipo de ofertas. Al final es un ganar – ganar para ambas partes.
  1. Promoción del bienestar social. El bienestar de los empleados siempre traerá beneficios a las personas y compañías, por lo que promoverlo dentro de la organización es fundamental, y para hacerlo posible es necesario ofrecer programas de desarrollo personal y bienestar que tengan un efecto positivo primero en los empleados, y como consecuencia en los resultados de negocio.
  1. Espacios de trabajo que promuevan el sentido de pertenencia, inclusión, equidad y diversidad. Contar con un equipo diverso es sólo el primer paso para crear un equipo creativo e innovador con una moral alta. El liderazgo también debe responsabilizarse de la participación generalizada, considerar la creación de un equipo dedicado dentro de la empresa que se centre en estas iniciativas y garantizar que la diversidad y la inclusión se tengan en cuenta en todas las facetas de la toma de decisiones dentro de la empresa. Algunos puntos para tomar en  cuenta son:
  • Desde la publicación de vacantes, redactar anuncios de empleo inclusivos, es importante evitar el lenguaje sesgado o excluyente
  • Ampliar la búsqueda de talento a otros canales y contextos. Si siempre se buscan candidatos en las mismas fuentes, es poco probable que la composición de la fuerza de trabajo cambie
  • Implementar acciones enfocadas en diversidad, igualdad e inclusión en cada una de las etapas de la experiencia del empleado
  • Crear grupos ERGs (Employee Resource Group) que compartan un propósito, una misión o causa social relacionada con una minoría
  • Garantizar una carrera profesional equitativa y con oportunidades de crecimiento para todos los empleados, para lo cual, identificar sesgos sobre las acciones para ascender en la organización, es de vital importancia

Para que se sientan comprometidos, capacitados, aceptados y valorados, las empresas deben fomentar realmente la diversidad y crear sistemas de inclusión para ponerlos en práctica, en lugar de adoptar medidas superficiales.

Aunado a los puntos anteriores, las compañías deben crear programas que desarrollen y mantengan estos aspectos, así como trabajar con especialistas en comunicación y contenidos para comunicar de forma eficiente y regular a los empleados y clientes potenciales cómo es la experiencia dentro de la empresa.

Lo que se comunique al exterior debe ser coherente con lo que se vive dentro de la organización. La marca empleadora está compuesta por la reputación y la propuesta de valor al empleado. Así que para tener una marca empleadora atractiva definitivamente se tiene que tener una buena reputación al interior y exterior de la misma.