in

Tarjetas falsas de vacunación: aumentan un 257% el número deciberdelincuentes que utilizan Telegram para venderlas por 100 dólares

Check Point Research estima que actualmente hay más de 2.500 grupos de Telegram activos, un crecimiento exponencial impulsado por la variante Delta

Tarjetas falsas de vacunación: aumentan un 257% el número deciberdelincuentes que utilizan Telegram para venderlas por 100 dólares
Manos sostienen una tarjeta de vacunación contra la Covid-19

Desde el mes de marzo, Check Point Research (CPR), la división de Inteligencia de Amenazas de Check Point Software Technologies Ltd. (NASDAQ: CHKP), un proveedor líder de soluciones de ciberseguridad a nivel mundial, ha observado un aumento del 257% en el número de vendedores que utilizan Telegram para anunciar tarjetas de vacunación falsas a aquellos “que no quieren vacunarse“, a medida que aumenta la presión para vacunarse con la variante Delta, que se está extendiendo rápidamente. Por tan solo 100 dólares, cualquiera puede comprar certificados falsos de los CDC, del NHS y del COVID digital de la UE, entre otros.

Los ciberdelincuentes están organizando sus servicios en grupos en Telegram, con algunos grupos que superan los 450.000 seguidores, ya que los vendedores consideran que Telegram es un medio mucho más eficiente para escalar la distribución. Se pueden comprar certificados de vacunación para casi todos los países. La mayoría de los certificados fraudulentos se venden en países europeos.

“Estamos aquí para salvar al mundo de esta venenosa vacuna”: eslogan para la venta de pasaportes COVID falsos

En marzo de 2021, CPR publicó un informe que detallaba por primera vez la tendencia de los
“pasaportes de vacunas” falsos que se vendían online en la darknet. Desde entonces, los
investigadores de Check Point Research han seguido vigilando el mercado negro en busca de
actividad en torno a supuestos servicios de coronavirus.


Los anuncios están destinados específicamente a las personas “que no quieren recibir la vacuna”. Uno de las publicidades analizadas decía “estamos aquí para salvar al mundo de esta venenosa vacuna”. Estos reclamos realzan la capacidad de viajar y trabajar libremente como beneficios de su producto. Además, los argumentos publicitarios afirman que sus tarjetas de vacunación están registradas y verificadas en el sistema del NHS y de los CDC online, así como en la base de datos de la UE.

Para realizar el pago, los ciberdelincuentes aceptan mayoritariamente pagos a través de PayPal y de criptodivisas (Bitcoin, Monero, Dogecoin, Litecoin, Ethereum y otras). En algunos casos, se aceptan tarjetas de regalo de Steam, Amazon y ebay. La manera de contactar con estos delincuentes es sencilla, ellos mismos indican que indican que su método de contacto es Telegram, WhatsApp, correo electrónico, Wickr y Jabber.

Ahora la actividad del mercado negro de venta de certificados falsos se centra en Telegram

En marzo, la mayoría de los certificados fraudulentos de coronavirus se anunciaban en la darknet. Ahora, CPR ha detectado que la mayor parte de la actividad del mercado negro se centra en Telegram. Los investigadores sospechan que el cambio a Telegram ha ayudado a los ciberdelincuentes a escalar sus esfuerzos de distribución, llegando a más consumidores, más rápido.

Consejos de concienciación:

  1. No hay que involucrarse. La darknet funciona principalmente como el mercado negro de Internet y suele estar implicada en transacciones relacionadas con drogas, armas cibernéticas, falsificaciones, etc. Recomendamos a los usuarios que no se involucre con los vendedores que publican en dichos grupos o mercados publicados en la darknet.
  1. Compartir de forma segura. Cada país debería gestionar internamente un repositorio central de pruebas y personas vacunadas, que puede y debe compartirse de forma segura entre los organismos autorizados únicamente dentro del país.
  2. Utilizar la encriptación. Todos los “pases verdes” y certificados de vacunación deberían ser gestionados y encriptados de forma segura por los organismos oficiales pertinentes dentro de cada país y permitir escanear un código QR y autentificarlo.
  3. Fomentar la cooperación. Los Estados deberían cooperar para compartir la información relativa a estos datos y crear un repositorio seguro con claves de encriptación, para permitir que la ciudadanía se desplace utilizando únicamente certificaciones legítimas y poder detectar las falsificadas.