Menu
in

¿Publicas fotos online? Puedes ser la próxima víctima de un ciberataque

Tus fotos online revelan más de lo que crees. ¿Estás compartiendo en exceso?

¿Publicas fotos online? Puedes ser la próxima víctima de un ciberataque

A medida que se levantan algunas restricciones contra la COVID-19, la gente pasa más tiempo en entornos sociales y es más propensa a compartir online su vida en el exterior. ¿Has vuelto a tu restaurante favorito después del confinamiento? Una foto online está casi garantizada.

Poca gente piensa en los peligros de compartir estas fotos en las redes sociales. Según BrandWatch, 3200 millones de imágenes y 720 mil horas de vídeo se comparten a diario, haciendo que la gente sea un objetivo perfecto para ladrones y cibercriminales.

“Las personas comparten información sobre sí mismas para obtener reacciones positivas, o cuando necesitan desahogarse. Sin embargo, cada foto que publicamos puede desencadenar un incidente de ciberdelincuencia”, dice Daniel Markuson, un experto en privacidad digital de NordVPN.

Si bien la mayoría de usuarios de las redes sociales sabe que no deberían desvelar en Facebook su dirección postal, su ubicación actual o su número de teléfono, muchos siguen compartiendo fotos de sus aficiones o de sus planes sociales. Compartir este tipo de información parece más inocente, lo que hace que se tienda a obviar sus amenazas potenciales. 

¿Estás compartiendo en exceso?  

Como las vacaciones se aproximan y todo el mundo está esperando que haya reglas menos estrictas sobre la COVID-19, el experto ha hecho una lista con los errores más comunes. Si al menos cometes uno de ellos, no tengas duda de que puedes ser víctima de los hackers que frecuentan la dark web.

  1. Compartes tu ubicación. Publicas fotos con etiquetas que muestran tu ubicación, permitiendo que cualquier persona en internet sepa dónde estás y dónde vives. Si estás de viaje y tu apartamento sólo está vigilado por el gato de tu vecino, ten por seguro que los delincuentes considerarán entrar en él.
  2. Compartes tu dirección. Haces fotos de tu casa, permitiendo que otros deduzcan dónde vives exactamente y qué cosas tienes. Compartir dónde vives puede causarte más daño de lo que piensas. Una estrella de pop japonesa publicó un selfie donde se veía el reflejo de una estación de tren en su pupila. Este detalle permitió a un acosador localizarla y atacarla sexualmente. 
  3. Te desahogas en las redes sociales. La presión en el trabajo, las obligaciones familiares y las tensiones sociales pueden generarte una gran necesidad de desahogarte. Nunca lo hagas online: lo que pones en internet, se queda ahí para siempre. Los sentimientos personales deberían compartirse en círculos cerrados, y no públicamente.
  4. Publicas imágenes con menores. Incluso personas famosas como Pink y Gwyneth Patrow han renunciado a publicar fotos de sus hijos. Esto no solo es por los comentarios odiosos que reciben, sino porque con frecuencia los niños reciben burlas en la escuela por aparecer en las fotos de sus padres.  
  5. Compartes tus fotos íntimas. Este es un clásico: te involucras en el sexting y compartes fotos de tu cuerpo desnudo. El número de delitos relacionados con la imagen personal creció en más de tres dígitos durante la pandemia, ya que la gente se involucró en conversaciones íntimas mucho más de lo usual. 
  6. Tienes las apps de todas las redes sociales en tu dispositivo. Elige solo algunas. ¿Realmente necesitas Instagram, Facebook, TikTok, Twitter y todas las otras apps de redes sociales? Estas aplicaciones tienen acceso a tus imágenes, ubicación y contactos, lo que significa que recopilan y almacenan tus datos, y esto no siempre es inocente.  
  7. Nunca desactivas el Wi-Fi de tu teléfono. Tu teléfono está continuamente buscando redes Wi-Fi de confianza. Cuando estás cerca de tu casa o del trabajo, se conecta automáticamente al encontrar la red. Esto es conveniente, pero con el tiempo, estas solicitudes continuas que emite tu teléfono entregan mucha información valiosa sobre ti.  Hay herramientas que reúnen los nombres de todas las redes Wi-Fi de la zona, incluyendo la tuya. Estos datos se envían a webs públicas como Wigle.net, que crean mapas de calor de redes Wi-Fi. Cualquier persona podría encontrar la dirección de tu casa: incluso un acosador de tu universidad o tu oficina, sin conocimientos tecnológicos. 
  8. Usas los dispositivos de tu trabajo para asuntos personales. ¿Has navegado por contenidos eróticos, has buscado un nuevo trabajo o has hecho compras online en dispositivos de tu trabajo? Es muy probable que tu jefe o el departamento de informática lo sepan. Tu proveedor de servicios de internet mantiene registros de lo que haces y las páginas que visitas. Mantén tus asuntos personales en tus dispositivos personales. Y usa una VPN para que tus asuntos privados sean realmente privados.
  9. Usas la misma contraseña, o sus variantes, para múltiples cuentas. Si usas la misma contraseña en múltiples plataformas, estás poniéndolo muy fácil a los hackers para acceder a tus cuentas privadas. Además, no te arriesgues a usar las contraseñas más populares de 2020, identificadas por el estudio de NordPass. Por ejemplo, la contraseña ‘123456’ ha sido vulnerada más de 23 millones de veces, y solo se tarda unos segundos en hacerlo. Lo mismo ocurre con ‘picture1’, ‘password’, ‘contrasena’, ‘qwerty’, ‘abc123’, ‘Million2’, ‘iloveyou’, ‘password1’ y otras similares.
  10. Nunca compruebas el fondo de la foto que estás a punto de publicar. El último consejo es simplemente tener sentido común. Claro, cualquiera puede cometer un error, como Lisa Kudrow, que accidentalmente publicó una foto donde se veía un post-it con sus contraseñas. Considera internet como un espacio público: todo el mundo puede ver lo que compartes, tanto para lo bueno como para lo malo.

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.

Salir de la versión móvil