in

¿Cómo lograr crecer tu marca sin que sea una travesía en el desierto?

En 2017, menos del 30% de la población adquiría productos y servicios en línea; hoy estamos cerca del 40% y se espera que para el 2025 se llegue al 58%

%nombre de archivo%

En el actual entorno creciente de la competencia empresarial, consolidar el éxito de cualquier marca puede resultar en una hazaña por más complicada para muchos emprendedores. El comercio está cambiando frente a nuestros ojos y está evolucionando, pero también se está diversificando. Tan solo en el 2017, menos del 30% de la población adquiría productos y servicios en línea; hoy estamos cerca del 40% y se espera que para el 2025 se llegue al 58%, acorde a cifras de Statista

Los negocios B2C deben desarrollar nuevas logísticas y reforzar su presencia a través de diversos canales, incluyendo a los grandes Marketplaces como Mercado Libre o Amazon, quienes durante 2020 obtuvieron alrededor de 128 y 64 millones de visitas respectivamente, acorde a Statista. Lo anterior conduce a que los líderes de marca deben adoptar la omnicanalidad, la cual, es una estrategia crítica para el futuro y éxito de sus marcas. Con ello no solo podrán expandir sus horizontes hacia nuevas oportunidades y más visibilidad dentro de los grandes marketplaces, sino que también es la vía para posicionarse en el mercado local y global, además de así lograr potencializar su crecimiento.

El secreto del éxito de todo tipo de estrategia omnicanal será buscar siempre la mejor experiencia para nuestros clientes y consumidores, para lograr esto, es necesario contar con una sincronía de operaciones, así como de estrategias entre personas y tecnología. Adoptar la omnicanalidad puede ser un reto complicado de enfrentar si no se cuenta con la capacitación y acompañamiento de auténticos profesionales. Potencializar tu marca representa al mismo tiempo un cambio cultural y comercial al cual tu empresa debe hacer frente con los mejores conocimientos, estrategias y herramientas del mundo digital. 

A fin de alcanzar el objetivo de llevar tu marca al éxito en su categoría, será necesario contar con un equipo de profesionales y especialistas en análisis de datos y tendencias, quienes puedan dotar de sentido a las métricas e informes que se obtienen de la recopilación de datos, es decir, se necesita de un equipo que profesionalice la estructura, logística y operaciones de tu marca a través de una planificación comercial que pueda evitar retos como el quiebre de stock, gestionar correctamente las estrategias de omnicanalidad y al mismo tiempo ampliarlos.” 

Federico Malek, cofundador de Wonder Brands y experto en el sector eCommerce

Ahora bien, los emprendedores que están en vías del éxito se enfrentan a tres grandes dificultades a la hora de querer escalar su marca y de lograr adoptar la estrategia omnicanal para sus operaciones de productos. Estos desafíos consisten en: la quiebra de stock, la gestión de diversos canales y estrategias de posicionamiento y performance. La quiebra de stock es uno de los mayores retos a los cuales se puede enfrentar una marca en vías de crecimiento. El impacto que esta deficiencia puede generar representa muchas más desventajas que ventajas, particularmente ante el actual contexto en donde, acorde a cifras de Deloitte, el 56% de los compradores planean realizar sus compras con antelación a las grandes fechas de venta (como el Black Friday o el Buen Fin) para evitar la rotura de stock.  

El quiebre de stock se manifiesta en ese momento en el que, como consumidores, deseamos adquirir un producto determinado, el cual hemos buscado entre múltiples opciones y comparado con otras más; por fin sabemos dónde conseguir eso que deseamos, pero al momento de decidirnos por comprarlo, nos damos cuenta de que este se encuentra agotado. Lo anterior provoca un inmediato sentimiento de frustración en el consumidor potencial que, ante la falta de stock, decide realizar su compra en otro comercio, representando una pérdida. La quiebra de stock puede multiplicar esas reacciones al por mayor, conduciendo a que nuestra marca no solo pierda presencia, sino que probablemente no sobreviva. 

En segundo lugar, la correcta gestión de canales es otro de los grandes retos a vencer y consiste en la posibilidad de integrar el manejo de diversos canales con tu logística. No solamente basta con vender en diferentes plataformas, sino que existen procesos diferentes para cada una de ellas. Como mencionamos anteriormente, no es lo mismo vender a través de grandes Marketplaces, que a través de la página de tu marca. Es por ello que contar con la asesoría y conocimientos adecuados para llevar este proceso en tu marca, será clave para aprovechar la potencialidad de la omnicanalidad, en donde se pueda tener un stock disponible para dar abasto a las ventas simultáneas sin perder el control. 

Finalmente, otro de los retos a enfrentar si se quiere escalar potencialmente una marca, es la implementación de una estrategia clara de posicionamiento y performance. Para lograr esto es necesario contar y saber aprovechar al máximo la data proveniente de los usuarios y sus hábitos de compra. Algunas de las mejores prácticas para la implementación de performance son: Tener un objetivo claro, personalizar el contenido por segmentos cuando sea posible, tener un mensaje de marca consistente en los diferentes canales, realizar testeos constantemente e iterar según aprendizajes generados, tener un diseño consistente y atractivo, y asumir una experiencia mobile first.

El comercio electrónico hoy en día tiene una gran oportunidad, pero también complejidades y riesgos asociados a escalar. Existe una tendencia global de marcas asociándose con holdings de consumo masivo de la nueva generación para lograr crecer su marca con gran velocidad y rentabilidad, enfocándose en el desarrollo de productos y utilizando servicios como BI, marketing, finanzas, y logística en conjunto con otras marcas. Desde ese lugar, Wonder Brands, Startup latinoamericana especializada en Marketing y Capital Humano, surge para asociarse con las mejores marcas de Latinoamérica y ayudarlas a convertirse en líderes de categoría. Eso lo logran con un pago a los dueños de las marcas por el logro actual y futuro, e inversión significativa para la compañía para crecer en inventario, ampliar y potencializar la omnicanalidad y poder alcanzar un escalado potencial que conduzca a la presencia local y global.