in

Crítica En la Cuerda Floja (The Walk) de Robert Zemeckis

En la Cuerda Floja
  • En la Cuerda Floja echa mano de la tecnología digital para reconstruir un sueño y un escenario excepcional cuyo punto culminante ocurrió en 1974 en las Torres Gemelas

  • Joseph Gordon-Levitt protagoniza En la Cuerda Floja (The Walk) la nueva película de Robert Zemeckis, responsable de la saga Volver al Futuro

En la Cuerda Floja

Desafiando la gravedad, Robert Zemeckis presenta The Walk, su esperada adaptación en IMAX de las memorias escritas por el famoso funambulista (equilibrista) francés, Philippe Petit y que llega a México bajo el título de, En la Cuerda Floja.

Genio indiscutible de los efectos visuales, así como de los montajes compaginados de ambientes reales y los creados por computadora, En la Cuerda Floja echa mano de la tecnología digital para reconstruir un sueño y un escenario excepcional cuyo punto culminante ocurrió en 1974 cuando Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt) caminó sobre un cable, el espacio que separaba las Torres Gemelas de Nueva York.

Por sí solo, el temerario suceso real es impresionante, lo que hace Zemeckis en En la Cuerda Floja es materializar el poder de los sueños, esa fuerza impulsora que llevó a Philippe a caminar la brecha de 60 metros del cable sostenido entre las Torres Gemelas, por ello, la constante presencia del narrador quien no es más que el propio Gordon-Levitt caracterizado de Petit, relatando su hazaña de forma emocionante, emotiva y sentimental, porque el tema que subyace por sobre todos en, En la Cuerda Floja es el homenaje, una especie de poema melancólico no sólo a un símbolo extinto, sino al mismo espíritu de arrojo y la lucha por superarse a sí mismo.

Destaca en este rubro la interpretación de Joseph Gordon-Levitt, quien sin parecerse físicamente a Philippe Petit, entiende al extraordinario personaje, colocando su talento y su cuerpo al servicio de la historia.

En la Cuerda Floja

Zemeckis reviste a En la Cuerda Floja de un correcto manejo del estilo francés para mediar música, ritmo narrativo y diálogos, los cuales tienen un humorístico y perspicaz encanto para hacer entretenido el desarrollo. Pero a pesar de sus acertadas puntadas, En la Cuerda Floja recurre a algunos abusos y excesos en su intención por llevar a sus límites fantásticos una historia de por sí increíble.

Por ejemplo, la presentación de los personajes así como el accidentado primer encuentro que Philippe tiene con Papa Rudy (Ben Kingsley), su maestro y mentor, llega a límites de la caricatura y la obviedad, buscando la empatía del espectador a través del chiste arrebato. En la Cuerda Floja abusa del uso del narrador, ciertas secuencias se antojan más expresivas pero a través de otros medios y no propiamente con la voz en off, quizás hubiera sido interesante explotarlas con la corporeidad e introspección del propio personaje de Philippe, cuyo autodominio del equilibrio fue determinante en su vida.

Sin embargo, En la Cuerda Floja no defrauda cuando llega el gran evento, Zemeckis hace un aplaudible juego de perspectivas vertiginosas, movimientos de cámara y profundidad que detonan una serie de estados emocionales, transportando al espectador hasta las alturas, haciendo sentir la adrenalina y alegría de Philippe; al final Zemeckis consigue hacer de En la Cuerda Floja, una experiencia sensorial.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

The Walk – En la Cuerda Floja
Dirección:
Robert Zemeckis
Guión: Christopher Browne y Robert Zemeckis, con base en el libro escrito por Philippe Petit
Música: Alan Silvestri
Fotografía: Don Burgess
Actúan: Joseph Gordon-Levitt, Ben Kingsley, Charlotte Le Bon, James Badge Dale, Clement Sibony
Fecha de estreno: 16 de octubre de 2015

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook