in

Oblivion, reseña

Este fin de semana vimos Oblivion, la última película de Joseph Kosinski, basada en la novela gráfica del propio Kosinski.

Oblivion (2013)

Protagonizan Tom Cruise como el Comandante Jack Harper, uno de los pocos habitantes de la Tierra, Olga Kurylenko como Julia Rusakova, quién ha permanecido en estado de hibernación por más de 60 años, Andrea Riseborough hace de Vika Olsen, Morgan Freeman es Malcolm Beech, el líder de la resistencia terrestre y finalmente Melissa Leo como Sally, la jefa de operaciones de Harper y Vika.

Como curiosidad, Oblivion debía estrenarse hasta el 10 de julio de 2013, pero cuando se enteraron que Jurassic Park en 3D se iba a reestrenar el 19 de julio, decidieron adelantar el lanzamiento al 10 de abril.

Un poco de historia

Joseph Kosinski tenía el anhelo de adaptar su novela gráfica al cine y Disney que había producido Tron, el legado, su anterior cinta, compró los derechos de Oblivion. Disney como es su característica, quería una película para toda la familia, lo cual era una limitación creativa para Kosinski que rechazo la oferta, a lo cual la productora procedió a vender los derechos de la película. Esta decisión fue lo mejor que pudo haberles pasado, pues Universal Estudios, que antes había pujado por los derechos originales, los adquirió y autorizo una película no apta para menores de 13 años.

Así es como se va gestando la historia de Oblivion, el guión fue escrito por William Monahan y la revisión la hizo Karl Gajdusek, por su parte Michael Arndt escribió la versión final de la película. Tan bien quedo el  trabajo que se cuenta que en Universal al leerlo dijeron: Es uno de los guiones más hermosos que hemos escrito nunca.

Reseña

Corre e año 2077, 60 años antes la tierra fue atacada por unos extraterrestres, la guerra que se libró fue sangrienta pero se gano, aunque a costa de la tierra que fue destruida por el uso de armas nucleares y por que los extraterrestres se cargaron la luna, lo que dejo nuestro planeta casi inhabitado. La solución fue emigrar a Titán, una de las Lunas de Saturno, pero antes había que extraer los recursos de la tierra para llevarlos allá. Aquí es donde empieza la acción.

Tom Cruise, quien hace de Jack Harper es un experto piloto militar y mecánico de mantenimiento de los Drones, unos artilugios que patrullan y protegen las estructuras de extracción de recursos terrícolas. Junto con Vika Olsen hacen una extraordinaria labor de mantenimiento. A ambos solo les hacen falta dos semanas para acabar con su misión y reunirse con los demás en la colonia.

Los humanos sobrevivientes debieron someterse a un borrado de memoria obligatorio para no poner en riesgo la misión ni el futuro de la humanidad, pero Jack aún tiene vagos recuerdos de su vida terrenal, por las noches sueña con escenas que no entiende pero que definitivamente le mueven “algo”. Aún así nuestro comandante sigue a pie juntillas sus instrucciones de patrullado y resistencia contra los extraterrestres que supuestamente boicotean la misión. Aún así el juntando cosas “prohibidas” como pequeños objetos, libros o cualquier cosa que le recuerdan su vida pasada, sobre toda a la extraña mujer que se le aparece en sueños. Para tal fin encuentra un pequeño oasis en la tierra con lagos, árboles y peces en los que se refugia.

De pronto ocurre un hecho que cambiará toda la historia, una nave de antes de la guerra aterriza con varias cápsulas de hibernación, en una de ellas viene Julia (Olga Kurylenko). Está mujer, es la misma que se le aparece a Jack en cuanto cierra los ojos, y que hasta ahorita él jamás había visto, obrará la transformación en nuestro héroe. Así Jack Harper se convertirá en el hombre que realmente está destinado a ser.

Julia, de la cual no vamos a decir nada más para no arruinarles la película, tiene todas las respuestas que Jack busca. Por otro lado, también está el líder de los rebeldes, Reech, interpretado por Morgan Freeman, quién también le dará a Jack pistas sobre lo que realmente esta ocurriendo.

Uno de los atractivos de la cinta es ver a Cruise y Freeman que nunca a habían coincidido antes, La historia está muy bien cuidada, además de tener una producción excelente; las naves y dispositivos que supuestamente se usaran en el futuro cumplen a cabalidad. De aquí destaca la mesa de mando, desde la cual Vika vigila la tierra dividida en cuadrantes y a los que controla los Drones y la Bubbleship, la aeronave de Jack.

Oblivion-Movie

La Bubbleship es otra maravilla de tecnología futurística, que sirve a Jack para patrullar la tierra, se trata de un híbrido entre un jet de combate y un helicóptero Bell 47.

Oblivion movie

El otro elemento futurista que destaca es la Skytower, una “casa” ubicada en la troposfera que sirve de centro de operaciones desde donde Jack y Vika habitan y vigilan la tierra.

Oblivion-Sky-Tower-Concept-Art

De la fotografía ni hablemos, Kosinski filmó con lo último en cuanto a cámaras digitales (Sony F65 CineAlta), en una sorprendente resolución digital de 4K, lo que le permitió capturar la esencia y bellezas de unos paisajes naturales rodados en Hawaii e Islandia.

Así la película avanza, develando misterios y hacen tambalearse la hasta ahora apacible vida de Jack, al parecer los malos no son tan malos y los buenos no lo son tanto. Lo que lo llevará a realizar hazañas y demostrar una heroicidad de la cual no se creía capaz.

Para terminar diremos que la cinta tiene pasajes que evocan a HAL 9000, de 2001 Odisea del Espacio, pero sobre todo a  VIKI, el cerebro positrónico que dirige el mundo mecanizado en Yo robot.


No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.