in ,

Lo qué aprendimos del desplome de la acción de Facebook y la migración hacia móvil

Facebook
Facebook
Facebook
Facebook

Al día de hoy la acción de Facebook (NASDAQ: FB) habría caído un 53% con respecto a su valor inicial durante su colocación pública en Nueva York. El escenario es desalentador para muchos, pues al momento ha sido la peor inversión del año. Si bien la acción hoy se encuentra bajo agua para prácticamente todos quienes han invertido en ella, los analistas son cautelosamente optimistas al respecto de su futuro, pues posicionan el valor de acción a 1 año entre $30 y $35 dólares. Esto, considerando la valuación mínima del título hoy  en $17.55 podría representar hasta un 100% de rendimiento de todo salir bien. A 12 meses, nada mal.

Ahora bien, ¿qué aprendimos de la acción de Facebook? Sencillo: La acción salió al mercado sobrevaluada. No sólo por la falta de un modelo de negocios innovador y confiable, pues Facebook aún depende de la publicidad tradicional (display advertising), sino también porque la valuación desestimó que los ingresos principalmente venían de los usuarios de la plataforma web, una plataforma que está en plena erosión de uso en favor de las plataformas móviles, en las que aún la empresa no logra rentabilizar la operación o el tráfico.

Este reacomodo tecnológico natural debe ser un tema en perfecta óptica de los estrategas y de la alta dirección de Facebook. No se necesita ser un experto para entender las tendencias y llevar el modelo de ingresos a donde el usuario vaya. En este sentido, y salvo que se demuestre como fallido el plan de migración a ingresos sobre plataforma móvil o en general el plan de negocios de Facebook, veremos una acción que podrá repuntar en un futuro no lejano.

Haciendo el símil con la forma de consumir contenidos, antes el usuario leía en impreso – pronto empezó a migrar a digital. Las empresas como el New York Times y similares que llevaron el ingreso a donde el usuario estaba, sí vieron mermadas y hasta canibalizadas sus operaciones por el nuevo enfoque, pero pronto se volvieron más competitivos frente a sus rivales y lograron eficientar costos y aumentar la tasa de retorno y el porcentaje de rentabilidad.

Hoy, el mismo escenario aplica a Facebook y a demás operadores de contenido y medios sociales. Deben tomar medidas que a la luz pública parezcan negativas para sus finanzas, pero que pronto los hará resurgir con mayor fortaleza.

Y ustedes, ¿qué opinan?

Sígueme en Twitter: @caBazan