in ,

La burbuja que viene

A principios del siglo XXI vimos una caída en los mercados financieros pero en especial, afectando el de las empresas nuevas y tecnológicas, las .com.

Nasdaq vio caer su índice muy fuerte debido a que las empresas de inversión de capital necesitaron llegado el momento, sacar sus inversiones de empresas tecnológicas y con ello, darse tiempo para nuevas inversiones. Algunas se dieron cuenta que efectivamente, internet era para ciertos negocios y no todos.

La confianza se perdió y mucho en las empresas tecnológicas.

Pero desde hace 2 años de nueva cuenta vemos que muchos de los inversionistas que salieron librados (no diré bien o mal, solamente salieron librados) de la recesión mundial de 2008 y el sector bancario pero sobretodo, del inmobiliario, buscaron nuevos horizontes para invertir.

Sorpresa, algo llamado “redes sociales” estaba muy atractivo, puesto que muchísima gente estaba dándose cita en dichos lugares en la red, para compartir “algo”. Ese algo era contenidos, chateo, entretenimiento, etc. pero ahí había mucha gente, ya que están ahí, ¿hacemos negocio?
Hay que decirlo tal como es. Me sorprende mucho que a cualquier pequeña red le pongan el titulo “red social” o “web 2.0”. Tengo amigos que dicen que eso es ya arcaico, pero cuando les pregunto “¿Qué termino es el que estará en boga en unos meses o años?” no me saben responder.

Llego el momento de hacer negocios.

Pero los grandes inversionistas ya están en las redes sociales, ya están en Nasdaq, ya están esperando a que se enlisten mas redes sociales y quieren saber cómo es que han movido a tanta gente a comprar un smartphone por ejemplo o quizá, una app para su tablet o que han logrado tener los datos de millones de personas con lo cual se hacen demográficos como blancos laser para guiar bombas inteligentes.

La cuestión, es que estas redes sociales ciertamente no tienen un esquema de negocios tan infalible como quizá se imaginen otros.

La mayoría de las redes sociales han crecido gracias al gusto de la gente, sin una verdadera razón que pudiéramos ponernos a analizar, ya que en el momento en que va detonando el éxito de alguna de ellas, comienzan a salir clones por todas partes con ciertas variantes y lo cierto es que aun hoy en día, solamente hay un YouTube, un Linkedin, un Twitter o un Facebook.

Así que ante el poco sentido del porque el éxito (hay muchas teorías pero no pasan de ser teorías ya que ante la experimentación, se ve no se repite el éxito del caso original, así que se desecha la hipótesis y se sigue teorizando) de una red social, los inversionistas creen que deben estar ahí a como dé lugar y buscan comprar participaciones o invertir o vivir de la red social.

Así es como los que crean aplicaciones comienzan a vivir de la red social pero porque utilizan el éxito de la misma, más gente comienza a contagiarse del fenómeno y comienzan las especulaciones.
En los mercados financieros las especulaciones son las que muchas veces logran que se inflen los precios sin que en verdad haya un sustento de negocio o material que avale el que sigan creciendo los precios hasta niveles insospechados.

Alguien alguna ocasión dijo, “google reventara”, pero hay que reconocerle a Google Inc. que han diversificado tanto su negocio que cuando no sean ya, el buscador número 1 en internet, la venta de publicidad, así como también el desarrollo de geo localización de negocios (otra forma de publicidad) y hasta creación de energía eléctrica que venden, ha blindado (no del todo, no podemos mentir) mucho su patrimonio, por lo cual sus acciones si bien en el listado de empresas tecnológicas si está inflado, no lo está del todo.

Lo que preocupa es que ya hablamos de una crisis de confianza que comience a desinflar la burbuja especulativa en redes sociales.

Ya hay analistas de riesgo que hablan de que este año se verá el inicio de la explosión de la burbuja en redes sociales, de hecho, por cada caso de éxito hay mil que no son fructíferas puesto que no han logrado encontrar la fórmula de éxito que se pueda replicar.

Personalmente pienso que este año no la veremos, quizá y se postergue al próximo puesto que habrá elecciones en Estados Unidos y a) Barack Obama estará de nueva cuenta de una forma muy fructífera en redes sociales, b) ya hay aunque sea un porcentaje mínimo de personas que están trabajando no solo en las redes sociales sino en el perímetro de las mismas y eso aceita la economía (diseñadores, ingenieros, programadores, mercadologos, etc.) y logra que se atrase un poco la explosión de la burbuja 2.0 y por ultimo c) no es que no vaya a existir esta explosión, pero podría ser violenta si los inversionistas en los mercados financieros retiran el dinero de forma abrupta movidos por otra cuestión económico / financiera (una recesión W o quizá una pérdida de confianza en las autoridades económicas de Estados Unidos) o, si se dan ciertos cambios que vayan retrasando y aligerando presiones financieras mundiales y que se vean reflejadas en el mercado tecnológico de Nueva York, Nasdaq. En este último punto, veríamos que no sería una explosión violenta, sino quizá un desinfle controlado y que permitiera dar giros, fusiones y retroalimentación de capital de las redes sociales.

Esto, a ciencia cierta nadie lo puede saber en toda la medida de la situación, solamente conforme vayamos viéndolo podremos ir sabiendo que las variables son controlables o simplemente variables salvajes que no obedezcan a nada mas que al miedo y lo visceral de los inversionistas que tienen su dinero en estas empresas 2.0.

Lic. Roberto Barrios P.
@el_enigma
www.solo-opiniones.com

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.