in

Bitso va más allá de una “Prueba de Reservas” y apuesta por “La Prueba Que Importa”

Ante dudas de sus usuarios Bitso anuncia medidas para asegurar a sus clientes que sus fondos están seguros.

Bitso, la plataforma de criptomonedas líder en América Latina, ha publicado su punto de vista respecto a la Prueba de Reservas. Como se indica en el documento que recién publicó la compañía, Bitso está trabajando en ‘La Prueba que Importa’, una prueba que va más allá de transparentar las reservas para así, asegurarle a sus clientes que sus fondos están seguros.

La empresa afirma que algunas de las pruebas de fondos o pruebas de reservas son sólo listas de wallets (carteras), y aunque se ha convertido en una práctica habitual en el sector, suscita preocupación por dos razones principales: 

  1. No se demuestra la propiedad de las claves necesarias para mover las monedas de los wallets del intercambio.
  2. No hay garantía de que las monedas de estos wallets sean suficientes para cubrir todas las obligaciones del intercambio. 

“Para ser solvente, los activos deben ser mayores que los pasivos. En otras palabras, ser solvente significa que, dados los activos y pasivos actuales, si los clientes tuvieran que retirar el 100% de sus fondos simultáneamente, puedan hacerlo. Mientras los clientes no conozcan el número de pasivos, no pueden saber si una empresa es solvente o no”, menciona Bitso en su blog.

Bitso recomienda a los clientes que se centren en La Prueba que Importa, que desde Bitso es una prueba clave, ya que demuestra que el saldo total de las reservas es suficiente para cubrir el total de pasivos (el importe total del balance de los clientes).

Por definición, la solvencia se demuestra comparando los activos y los pasivos por moneda. Bitso lo hace desde 2019 gracias a la licencia de custodia de criptomonedas de la empresa.

“Somos una plataforma de reserva global completa, lo que significa que tenemos activos para cada uno de los depósitos de nuestros clientes, y no tocamos estos fondos sin su permiso explícito. Estamos trabajando en varias estrategias para ofrecer transparencia a nuestros clientes, pero algunas de estas acciones llevan tiempo porque no queremos hacerlo rápido; queremos hacerlo bien”, añadió la empresa.

Cinco acciones que Bitso incluye en su Prueba que Importa: 

  1. Un árbol de Merkle y un informe de solvencia: un mecanismo para validar el saldo del cliente. La empresa se comprometió a tenerlo en menos de un mes. 
  2. Auditoría de terceros: Bitso busca una parte externa con la que asociarse que valide pasivos y activos y responda sobre la solvencia.   
  3. Grupo de trabajo del sector: Bitso se ha puesto en contacto con muchas empresas de renombre y líderes de esta industria para trabajar juntos en la construcción de un estándar de la industria.
  4. Prueba de conocimiento cero (“ZK” por sus siglas en inglés): esta prueba criptográfica demuestra cuándo algo es cierto sin revelar ninguna información del cliente. 
  5. Trabajo estrecho con los reguladores: A medida que las criptomonedas continúan evolucionando, Bitso se compromete a compartir las mejores prácticas de la industria y a crear marcos normativos que creen una industria más transparente, segura y responsable.

“Lo sorprendente de las criptomonedas es que prometen un futuro que elimina la necesidad de que un tercero garantice la confianza. Nuestra visión de futuro se basa en permitir que cualquier persona demuestre que sus fondos están bien guardados sin tener que recurrir a un tercero. Estamos ansiosos por conseguir un estándar de la industria que mantenga a todos los participantes totalmente responsables ante sus clientes en todo momento. En Bitso estamos trabajando incansablemente para que esto ocurra”, cierra el blog.

blank

Por Raúl Ramírez

Editor en jefe: Raúl Ramírez tiene más 20 años de experiencia en el mundo digital. Cuando no está dando una conferencia o viajando por el mundo, está trabajando en Avocado Blockchain Services, un proyecto colateral que le apasiona enfocado al desarrollo blokchain y NFT en Latam, o probablemente asesorando a alguna marca o empresa en el apasionante mundo del marketing y la comunicación digital.