Los Premios Golden Globes son siempre una excusa para que los artistas se embriaguen, le hagan burla a Ben Affleck y para que sepamos qué series ver en Netflix o HBO Go por las siguientes semanas. Este año sin embargo, se llevó a cabo en medio del contexto ominoso de un futuro presidente Donald Trump, y varios de los ganadores de la noche se sintieron obligados a abordar el elefante en la habitación.

El Anfitrión Jimmy Fallon hizo algunos chistes ligeros sobre ello. Hugh Laurie, ganador como Mejor Actor de Reparto en una Serie de Televisión, señaló el honor de ganar un Globo de Oro en su último año de existencia.

Pero fue la reina Meryl Streep que entregó el discurso más devastador de la tarde del Trump. La legendaria actriz, quien estuvo presente para aceptar el Premio a la Trayectoria Cecil B. DeMille de este año, dio un discurso acerca del presidente electo de EU:

“El Único trabajo de un actor es entrar en la vida de las personas que son diferentes a nosotros y hacerle sentir lo que ÉL siente. Y había muchas, muchas, muchas actuaciones potentes de este año que hizo exactamente eso, un impresionante trabajo, compasivo. pero Hubo una actuación este año que me sorprendió. hundió sus ganchos en mi corazón. No porque fuera buena. No había nada bueno acerca de ello. Pero fue eficaz e hizo su trabajo. Fue el momento en que la persona que hace que sentarse en el asiento más respetado en nuestro país imitó a un reportero con discapacidad. Alguien a quien supera en privilegios, poder y capacidad de defenderse. En cierto modo se me rompió el corazón cuando lo vi. Todavía no puedo sacarlo de mi cabeza, ya que no estaba en una película, Era la vida real.

Y este instinto para humillar, cuando se modela por alguien en la plataforma pública, por alguien poderoso, se filtra en la vida de todo el mundo, porque es como dar permiso para que otras personas hagan lo mismo.

La falta de respeto invita a la falta de respeto. La violencia incita a la violencia. Y cuando los poderosos utilizan su posición para intimidar a los demás, todos perdemos”.

 

 

Concluyó con unas sabías palabras: Tenemos que recordar a los demás del privilegio y la responsabilidad del acto de empatía. Todos debemos estar muy orgullosos del trabajo que Hollywood rinde homenaje esta noche. Como mi amiga la querida y difunta princesa Leia me dijo una vez: “Toma tu corazón roto y conviertelo en arte”.
Les dejamos abajo el poderoso discurso de Streep.