in

OLO, la impresora 3D para smartphones

Si ustedes son de los que quieren fervientemente una impresora 3D que cueste menos de cien dólares, entonces tenemos buenas noticias: La impresora que hemos estado esperando por fin está aquí, y se conoce con el nombre de OLO. El dispositivo, que primero apareció en la Maker Faire del año pasado en Nueva York, por fin ha encontrado su camino para arrancar en Kickstarter – donde acabó su objetivo de financiación $ 80K en tan sólo unas horas.

Para aquellos de ustedes que han perdido el debut del producto, he aquí la verdad: OLO está diseñado para tomar el teléfono y transformarlo en una impresora 3D completamente funcional. No es broma – en serio solo hay que usar la aplicación, seleccionar el objeto que deseamos imprimir, se pone el teléfono en la base del dispositivo, y sacamos una pieza terminada unos minutos más tarde. Es como magia, y toda la cosa cuesta menos de un par de tenis Nike.

OLO

Así es como funciona: La impresora se compone de tres partes principales – un embalse, una resina de fotopolímero especial que se vierte en ella, y una tapa mecanizada que contiene los componentes electrónicos de la placa de construcción y de control. En la parte inferior del depósito, hay un pedazo de vidrio polarizado que se coloca debajo de su teléfono, mirando hacia arriba.

 

Básicamente, una vez que se coloca la tapa en la parte superior y la impresora comienza a funcionar, la aplicación hace que la luz de la pantalla de su teléfono tenga un patrón específico. El vidrio polarizado toma entonces toda esta luz (que brilla hacia el exterior para darle a su teléfono un ángulo de visión más amplio) y la redirige de forma que todos los fotones viajan directamente hacia arriba. Así como las vigas de la pantalla del teléfono se iluminan en el depósito, la luz dirigida provoca que una capa de resina se endurezca sobre la placa de construcción, que lentamente se mueve hacia arriba a medida que se crea cada nueva capa. Se trata básicamente de una pequeña impresora DLP que utiliza la pantalla de su teléfono en lugar de un proyector – que es absolutamente brillante, ya que al hacerlo reemplaza la parte más cara de una impresora de estereolitografía con algo barato y muy común.

Es decir, OLO probablemente no va a robar demasiado mercado a las otras impresoras 3D más comunes como Ultimaker y Makerbot, pero podría ser de gran ayuda para la democratización de la tecnología de impresión 3D – sobre todo porque todo el asunto se vende por sólo $ 99 dólares. Eso hace que caiga la barrera de entrada considerablemente, aunque todavía se necesita un smartphone para que funcione. También, dependiendo del tamaño/complejidad del objeto que se va a imprimir, es probable que tenga que dejar el teléfono por un promedio de 4 horas, lo cual quizás lo pueda poner fuera de la jugada algunas veces.

Es compatible con dispositivos Android, iOS o Windows Phone/10 de hasta 5,8 pulgadas en diagonal, y permite imprimir objetos desde diversas aplicaciones. Están disponibles 4 materiales y 5 colores para estas resinas y está orientada a distintos segmentos (dental, ingeniería, negocios y marketing, etc).

Las primeras impresoras OLO estarán disponibles en octubre, pero sus creadores ya están preparando una versión para tablets y otras ediciones más ambiciosas para objetos con mejor resolución y mayor tamaño que se lanzarán en marzo y septiembre de 2017. El éxito inicial ya está asegurado, y puede que este sea el impulso definitivo a este prometedor segmento.

OLO

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook

Por Jessica Ortiz

Me gusta escribir de tecnología y básicamente todo lo que conlleve diseño