in ,

Crítica: Mi Gran Boda Griega 2, otra secuela innecesaria

  • Mi Gran Boda Griega 2 solo confirma aquella regla de que segundas partes nunca son buenas, incluso esta película viene a ser totalmente innecesaria

  • Nia Vardalos y John Corbett retoman en Mi Gran Boda Griega 2 a sus carismáticos personajes para un nuevo pero forzado retrato familiarMi Gran Boda Griega 2

A casi quince años de distancia de su precuela, la cual gozó de un inesperado mediano éxito, Mi Gran Boda Griega 2 (My Big Fat Greek Wedding 2) solo confirma aquella regla de que segundas partes nunca son buenas, incluso esta película dirigida por Kirk Jones viene a ser totalmente innecesaria.

Nia Vardalos y John Corbett regresan a sus carismáticos papeles de Toula e Ian para seguir explorando la convivencia familiar griega y sus costumbres, involucrando nuevamente los preparativos de una boda aunque ahora Mi Gran Boda Griega 2 añade un toque extra a su historia firmada por Vardalos: la rutina y la crisis matrimonial.

La serie de gags y situaciones de Mi Gran Boda Griega 2 se producen a partir de que Gus (Michael Constantine), padre de Toula, descubre que por error su acta matrimonial no está firmada por el sacerdote que ofició la ceremonia y por lo tanto, no está casado con María (Lainie Kazan), hecho que en Gus provocará querer sellar el trámite de inmediato, contrario a su veterana compañera de vida María que dudosa a comprometerse “para toda la vida” con Gus, le pondrá como condición hacerle una propuesta matrimonial y una boda como es debido. A este conflicto se añade el que Toula e Ian tienen con su hija adolescente Paris (Elena Kampouris), quien asfixiada por la sobreprotección de su familia, sueña con irse a una universidad en el extranjero.

Mi Gran Boda Griega 2

El retrato familiar no se ha perdido, Mi Gran Boda Griega 2 sigue siendo ligera, cálida y entrañable por ese sentimiento de unidad que flota en cada una de las escenas, así como por lo variopinto de sus personajes, exagerados en sus modos, acciones y expresiones algo que le va muy bien al humor relajado pero inconexo en la mayor parte de su metraje porque el director Kirk Jones no muestra astucia para orquestar con buen timing la serie de paradójicas viñetas, las incómodas situaciones y las reacciones efusivas del gran y talentoso ensamble coral para complementar con el absurdo, el meollo que su premisa requería.

Tampoco la comedia de situación logra despuntar, planteada y diseñada dentro de estos términos, solamente la intervención de algunos personajes rescatará los momentos poco efectivos de Mi Gran Boda Griega 2 cuando ésta busque “complejizar” un argumento que nació ahogado: la crisis de Toula y el supuesto estancamiento rutinario en el que está su matrimonio, algo que jamás se traza con la suficiente fuerza para entrelazarse al conflicto de sus padres y menos con el de su hija.

Mi Gran Boda Griega 2

En ningún momento Mi Gran Boda Griega 2 deja de sentirse como un show cómico fallido que ambicionó construir un nuevo retrato de familia griega tradicional pero incluyente, recurriendo a una serie de temáticas actuales totalmente identificables, de esta forma hace énfasis en la importancia de los ancianos, el choque generacional, es gay friendly y hasta anti xenofóbica; temas que más que ser el tapiz sobre el cual caminan los personajes, quedan como datos que complementan su personalidad.

Pero lo que más viene a demeritar el buen recuerdo de la cada vez más lejana, Mi Gran Boda Griega, es que Mi Gran Boda Griega 2 perdió todo atisbo de novedad y ese toque de Vardalos como guionista para rescatar aquellas particularidades griegas que podría convertir las simples y cotidianas dinámicas familiares en los gags más hilarantes y humorísticos.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

My Big Fat Greek Wedding 2
Dirección:
Kirk Jones
Guión: Nia Vardalos
Actúan: Nia Vardalos, John Corbett, Elena Kampouris, John Stamos, Rita Wilson
Fecha de estreno: 24 de marzo de 2016