in

ReFlex el smartphone con pantalla táctil OLED flexible

%nombre de archivo%
Investigadores del Human Media Lab de la Universidad de Queen (Kingston, Canadá) han desarrollado el primer smartphone inalámbrico flexible a todo color y de alta resolución con una pantalla multitáctil curva. Se trata de ReFlex que permite a los usuarios interactuar con el aparato curvándolo.

Y, aunque de momento solo existe en prototipo, el concepto podría cambiar la forma en la que los usuarios interactúan con los dispositivos móviles: El diseño del móvil combina un sistema multitáctil con la flexibilidad, lo que permite al usuario controlar acciones en el terminal con tan solo doblarlo. 

“Esto representa una forma completamente nueva de interacción física con los teléfonos inteligentes flexibles”, dice Roel Vertegaal (Facultad de Informática), director del Human Media Lab de la Universidad de Queen, en la nota de prensa de ésta.

“Doblando el móvil por la derecha, las páginas pasan de derecha a izquierda, como en un libro. Doblarlo con más fuerza acelera el volteo de páginas. Los usuarios pueden sentir la sensación de la página moviéndose a través de sus dedos. Esto permite navegar sin ojos, haciendo que sea más fácil para los usuarios realizar un seguimiento de dónde se encuentran en un documento”.

ReFlex se basa en una pantalla táctil OLED flexible 720p LG Display, junto con un dispositivo montado a los lados la pantalla. Sensores de curvatura detrás de la pantalla detectan la fuerza con la que el usuario dobla la pantalla. Reflex también permite que el teléfono simule las fuerzas y la fricción mediante vibraciones muy detalladas de la pantalla. Todo ello permite una simulación muy realista de las fuerzas físicas mientras se interactúa con objetos virtuales.

¿Cómo funciona ReFlex? Sus creadores ponen el ejemplo de un libro que se dobla en el centro, dando como resultado que las páginas comiencen a voltearse. Si se dobla con más fuerza, las páginas se moverán con mayor rapidez. ReFlex funciona con un principio similar: En la parte posterior, los sensores flexibles detectan la fuerza aplicada a la pantalla y un sistema de voz produce una retroalimentación táctil a través de vibraciones.

“Esto permite la simulación física más precisa de la interacción con datos virtuales posible en un smartphone hoy en día”, dice Vertegaal. “Cuando un usuario juega a Angry Birds con ReFlex, doblan la pantalla para estirarla. A medida que la banda de goma se estira, los usuarios experimentan vibraciones que simulan las de una banda de goma real estirándose. Cuando se suelta, produce una sacudida en el teléfono”.

Vertegaal piensa que los teléfonos inteligentes flexibles que se pueden doblar estarán en las manos de los consumidores dentro de cinco años.

Por Jessica Ortiz

Me gusta escribir de tecnología y básicamente todo lo que conlleve diseño