in

Innovación e internacionalización, claves del éxito

innovation

Actualmente existe un gran auge de actividad emprendedora, Internet y en general las nuevas tecnologías han abierto una ventana de oportunidad que era impensable hace algunos años. Tras el auge y posterior desplome de los punto com llevamos ya más de una década de bonanza y apuñalamiento de empresas relacionadas con tecnología. Facebook, Google, Twitter, Instagram, Pinterest, Linkedin y emprendimientos no tan conocidos han permitido soñar a numerosas personas que “hacerla” en grande no es algo descabellado.

Con España a la cabeza, seguidos de Chile, Argentina y México,  se han creado diversas iniciativas dirigidas a apoyar el emprendimiento. Jóvenes y no tanto, buscan el sueño de crear una empresa rentable. Muchos afortunadamente están llegando a Silicon Valley tratando de alcanzar el éxito. Por qué esta zona en particular es la zona del emprendimiento por antonomasia? Por dos puntos muy sencillos: Es la cuna de la innovación y la internacionalización. Quienes quieran lograr el éxito, ya sea en California o en sus respectivos países deben apuntar a lograr el equilibrio en este binomio. Quién no cree productos o servicios innovadores, dirigidos a un publico más allá de sus fronteras, lo tendrá complicado en un mundo global. No importa donde estés, tus emprendimientos no deben solo enfocarse en un nicho, pues se corre el riesgo de no obtener la suficiente masa crítica de usuarios para realmente despegar.

No es gratuito que los tomadores de decisiones en los ámbitos políticos y empresariales estén prestando particular atención al vínculo existente entre, actividad emprendedora, innovación e internacionalización, como motores fundamentales para el crecimiento económico de un país.

Muchos emprendedores nos hemos ido por la libre, sin tener muchos conocimientos del tema sobre como crear una empresa sostenible. No se rata simplemente de trabajar duro o tener buenas ideas. A menudo muchos emprendedores se encuentran con dificultades que no habían contemplado de inicio, somos buenos diseñando, programando, o haciendo lo que sea que hagamos. Nos faltan conocimientos sobre gestión, administración de recursos, no somos buenos facturando ni vendiendo. En ocasiones es necesario elaborar contratos y presupuestos legales. No sabemos nada de finanzas, ni de cuestiones de seguridad social para nuestros empleados. Es un aprendizaje permanente de prueba y error, si bien ser emprendedor tiene su lado atractivo y romántico, también es cierto que conlleva muchas responsabilidades.

Yo afortunadamente terminé una carrera de diseño gráfico, además de que en el año 2000 hice una Maestría en Artes Visuales. Hace 13 años de ello, si hoy me dieran elegir, por supuesto que hubiera elegido marketing, alta dirección o negocios internacionales. Sería el complemento perfecto a mi actividad profesional actual. Si quieres emprender, o deseas ser empresario, sin duda tienes dos caminos: 1. Hacer como hice yo y muchos más, y aventarse al ruedo para aprender sobre la marcha, o bien, 2. optar por la capacitación y la academia para que el camino sea menos áspero, en México estén diversas opciones en universidades de prestigio, tanto privadas como públicas. Si estás del otro lado del charco, bien puedes optar por la escuela de negocios en España para estudiar un máster.

Recuerda que las empresas exitosas están, considerando cada vez más un modelo en el cual los conceptos de internacionalización e innovación se convierten en un binomio indisoluble y estratégico, para crecer y obtener mayores beneficios económicos, y eso amigos, no se aprende en las calles ni en el Sillicon Valley.

Imagen vía Fotolia.

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.