in

Me chupo el dedo

No amortaja la tinta el alfabeto

sino la caja encinta de Pandora,

abona mi locura un chip inquieto,

me apoltrona la usura de la aurora.

Duermo al toque de centinela alerta,

nado sin agua, como entre bebidas,

cambio la cerradura de la puerta

del sol de las desiertas avenidas.

Me destroza el charol de los zapatos,

saco la lengua en los autorretratos

que esboza a mis espaldas el otoño.

Se me saltan las lagrimas de risa,

ruedo despacio porque tengo prisa,

me chupo el dedo cuando sabe a coño.

blank

Por Raúl Ramírez

Tech journalist, diseñador, blogger, marketing digital. Editor en jefe en https://isopixel.net. Colaboro en @Nibble20. Speaker, marketing, gadgeteer & serial geek.