in

Primeros pasos para empezar con tu Blog

Hoy en día tener un blog es una de las mejores opciones para generar ingresos desde casi cualquier parte del mundo y, lo mejor, ¡lograrlo está al alcance de todos! Aquí te decimos, paso por paso, todo lo que necesitas saber para crear tu propio blog.

Probablemente hay quienes aún piensan que los blogs sirven únicamente para hablar sobre hobbys, temas personales o algo por el estilo. Lo cierto es que, a pesar de ser la primera razón por la cual existieron los blogs, actualmente hay mucho más allá que hablar de temas que te gusten; lo importante es aprender cómo construir tu blog para en un futuro monetizarlo a través de contenidos de calidad para tu audiencia, por mencionar sólo un ejemplo entre la infinidad de opciones para generar dinero desde tu blog o sitio web.

Si bien no es para nada una tarea sencilla que ocurra de la noche a la mañana, iniciar tu propio blog es de las mejores alternativas para potenciar el branding personal y empresarial. 

Ahora bien, una vez que lo hayas decidido, no dejes pasar el tiempo y toma en cuenta los siguientes pasos para crear un blog exitoso:

  • Contenido: establece el tema y la audiencia a la que irá dirigido tu blog

Dejando a un lado el motivo económico, tienes que enfocarte en generar un tema para tu blog pensando en algo de lo que realmente te guste hablar y genuinamente escribirías acerca de ello, aún sin recibir dinero a cambio. Puedes optar por crear un Blog personal en el que compartas tu estilo de vida y la manera en que ves al mundo; o un blog de hobbies y pasatiempos que te apasionen a tal punto que nunca te canses de compartir información sobre ellos. Incluso, es viable centrar tu blog en compartir tus conocimientos y consejos prácticos que te han llevado al trabajo y/o formación que tienes actualmente para ayudar a los demás. Si te dedicas a ayudar a la gente, la audiencia y la oportunidad de monetizar tu blog llegarán tarde o temprano.

Igualmente, al pensar en el nicho de tu blog debes ir de lo micro a lo macro, es decir, si decides hablar de deportes, en un principio tendrás que concentrarte en hablar de uno en específico (ej. fútbol), de tal manera que Google comience a identificarte como un “sitio con Autoridad” en el tema y te dirija más fácilmente al público adecuado. Más adelante, podrás ir expandiendo las secciones de tu blog si así lo deseas.

Por lo pronto, dedícate a generar artículos de calidad en una sola rama y, sobre todo, aborda temas que sean atemporales y nos puedan interesar en cualquier época del año, todos los años. No sirve de mucho escribir de un tema sólo porque esté de moda si muy pronto quedará obsoleto, dejando de atraer nuevos lectores.

  • Dominio: registra el nombre de tu blog

Si ya tienes claro el nicho de tu blog, es momento de registrar el nombre del dominio. Este nombre será tu dirección web independiente, la dirección a donde tus lectores encontrarán contenido hecho por ti; por ejemplo, este dominio se llama isopixel.net.

Para elegir el nombre de tu dominio web, considera que debe ser fácil de recordar, único, descriptivo, confiable y global (ej. usar los dominios .com o .org) si quieres que internautas de otros países visiten tu blog. Por el contrario, usar un nombre de dominio largo o con símbolos hará más complicado el asunto de ganar lectores asiduos.

Después de pensar en por lo menos cinco ideas de nombre y extensión para tu blog, revisa que nadie más los haya registrado ya y elige la extensión que más te convenga.

A largo plazo, utilizar un dominio personalizado resulta más económico que migrar tu sitio cuando ya hayas ganado valiosos seguidores que pudieran perderte la pista por el cambio en la url. Además, otras opciones como los alojamientos en dominios gratuitos manejan varias restricciones en cuanto a diseño, control de contenido y anuncios que, a fin de cuentas, se traducen en pérdidas para tu blog.

  • Plataforma

Cuando sea momento de publicar tus artículos, necesitarás un sistema de gestión de contenidos (CMS) que permita crear y mantener tu blog actualizado. Ahora mismo, no se requieren grandes conocimientos de programación o diseño web para hacerlo, ya que existen plataformas como Ghost o WordPress que son fáciles de instalar y te proporcionan útiles herramientas para personalizar el estilo de tu sitio sin dificultad alguna más allá de poner en práctica algún tutorial de uso.

Algunas plataformas tienen su apartado de pago en el cual ellas se encargan de toda la gestión de tu blog. No obstante, esto trae ciertas desventajas como la restricción de usuarios, el límite de colaboradores o escritores para tu blog y el diseño del mismo. Por ello te sugerimos instalar tu blog en un almacenamiento externo que te de acceso al pleno control de tu contenido.

  • Almacenamiento: Adquiere un servicio de hosting para tu blog

Por último, ya teniendo tu propio dominio, lo más importante para que tu blog tenga éxito a largo plazo es contratar desde ahora un servicio de hosting o alojamiento web que te brinde «espacio» suficiente en su servidor para guardar todos los contenidos que publiques.

El hosting funciona algo así como un disco duro online y es muy independiente de los pasos 2 y 3 mencionados anteriormente. Aunque muchas empresas ofrecen paquetes que incluyen dominio y hosting a la vez, es totalmente válido mantener el nombre de dominio con una empresa y el hosting con otra distinta. Por suerte, el hosting está a tu alcance desde unos pocos dólares al año y puedes ver precios de hosting aquí cuando sea momento de conseguirlo.

Entonces ¿cómo se logra identificar a un buen proveedor de hosting? Bueno, para ello deberás considerar por los menos tres aspectos que son: rápida velocidad de carga para tu blog, disponibilidad (uptime) y un buen servicio al cliente. En conjunto, estos tres factores generan una experiencia de diez para tus lectores durante la exploración de tu blog (muy aparte del contenido de calidad que ofrezcas) y por ende ganas de entrar a consultar tu sitio nuevamente porque saben que no perderán el tiempo.

Como podrás haber notado, no tienes que ser un experto para seguir estos pasos e iniciar tu propio blog siempre y cuando elijas usar las herramientas adecuadas. Lo único que necesitarás es darle la suficiente dedicación y compromiso a tu proyecto para sacarlo adelante hasta el día en que comiences a sacar frutos del mismo.

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook