in

Entrevista con Andrés Roemer

Andres Roemer

Andres Roemer

Recientemente entrevisté a Andrés Roemer acerca de varios temas que en lo particular me interesan: innovación, soluciones simples a problemas complejos, la marca-país México, la democratización en la creación de contenidos y La Ciudad de las Ideas, festival del cual es creador y curador.

Andres Roemer en Twitter se autodefine como “Ideasta. Libre pensador. Escritor. PhD en Equivocaciones”. En mi opinión es una forma modesta de definirse a sí mismo: Andres Roemer cuenta con un doctorado en políticas públicas por la Universidad de Berkeley, es autor de más de 18 libros en derecho, economía, política, educación, arte, fútbol, sexualidad. Es autor de varias obras de teatro. Ha sido acreedor a numerosos reconocimentos, entre ellos el Don K. Price Award por distinción académica en la Universidad de Harvard y las becas Fulbright, Harvard, Ford, ITAM, SEP y Conacyt. La Fundación Microsoft ha establecido el Premio Andres Roemer para el Desarrollo de Derecho y Economía. Ha creado más de 1000 programas de televisión.

Gustavo Arizpe. Un tema que a mí preocupa mucho es la marca-país de México, que anda por los suelos. En el extranjero se piensa que México es un desierto en la totalidad de su territorio, que andamos con pantalones de manta y con sombrero, no tienen idea que tenemos selvas, montañas, volcanes, bosques, lagos, ciudades hermosísimas, una gran industria y una gran cultura. ¿Qué me dirías de esta marca-país que tenemos tan deteriorada?

Andres Roemer. Bueno, yo creo que la marca “México” tiene muchas marcas dentro de sí misma. Unas marcas y reflejos de México están deteriorados y otros no. Sin duda lo que es nuestro patrimonio cultural, nuestro patrimonio tangible e intangible, nuestros símbolismos históricos, nuestra comida, nuestras flores, yo no creo que esta marca esté deteriorada. Podría estar mejor aprovechada, sin duda alguna México es una potencia en todos estos símbolismos, tenemos un patrimonio prehispánico tan grande que si en este sentido son potencias los países que tienen estos niveles de patrimonio, México está entre las principales del mundo. El arte contempóraneo y el arte moderno, de igual manera lo son.

Otros temas, como son nuestras playas, nuestros lugares geográficos, nuestros mares también creo que tenemos una gran marca. Es decir, tenemos muchas muy buenas marcas. Pero sí hay una marca de México que está muy devaluada y tiene razón de estarlo, porque la percepción es la realidad, y tiene que ver con la seguridad. Tiene que ver con un sistema poco confiable de justicia. Tiene que ver con proyectos fallidos de gobernabilidad. Tiene que ver con falta de confianza en nuestros arreglos institucionales probables y no probables. Con base en ello invertir en México, hacer negocios en México, visitar México tiene sus bemoles, y es una marca que no solamente se gana por hacer publicidad o mercadotecnia.

Un pais que no respeta el sistema de justicia, que tiene una tragedia de violencia o que tiene un problema severo en los resultados que esta ofreciendo, en términos de seguridad publica, por ejemplo, pues por supuesto que lo marginal afecta severamente al promedio y Mexico en ese sentido no es una marca que esté dando resultados. Para cambiar la imagen y cambiar la marca hay que cambiar el contenido, no al revés. La marca es un reflejo del país, no es al revés.

GA – He pensado que hay problemas complejos en Mexico que podrían resolverse de manera sencilla, de la manara como lo menciona Malcolm Gladwell en The Tipping Point. Por ejemplo, un tema que me obsesiona es el tránsito: creo que con algunas medidas simples como una buena señalización cambiaría y tendría un impacto que no nos imaginamos. Me pregunto si tú has identificado algunos problemas complejos donde tú digas “eso se podría resolver de una manera muy fácil”.

AR – Hay muchísimos temas en esa materia, realmente habría que ver uno por uno. Hay cosas que son más complejas de lo que parecen, por supuesto que temas como señalización mitigarían el problema pero resolverlo, no creo. Tal vez habría que empezar a poner mecanismos de mercado como en otros países, que quien quiera utilizar determinadas vías a lo mejor va a tener que pagar, y otras vías no. Que sea más caro utilizar el coche y más barato utilizar el transporte público.

Como esos ejemplos se pueden hablar de muchisimos, Pero mucho tiene que ver con la competencia. La competencia y los mecanismos de mercado podrían ayudar mucho a este país. Competir por ejemplo en telefonía, que realmente se abriera el mercado a la telefonía. Que no hubiera un mercado con una empresa dominante que tiene mas del 70% y la competencia tenga el 4%, pues el consumidor siempre va a ser perjudicado.

La competencia dentro de lo que cabe, es la varita mágica. Y no es tan mágica, porque no sólo es condicion necesaria ser la competencia, es condición ser competitivo, más bien, pero no es suficiente para muchas otras cosas. Y hay muchas políticas públicas que podrían resolverse de manera más rápida. Por ejemplo, ¿qué pasa si la gente que paga impuestos entra en una lotería y se puede ganar muchisimo dinero con esas facturas? En lugar de castigos por no pagar, los premios pueden hacer que muchas empresas que están en la economía informal se metieran a la formal.

Este es un ejemplo. Pero desde luego tendríamos que ver tema por tema: policía, corrupción, educación, arte. Por ejemplo, en cuanto al arte: si en lugar de subsidiar a los sindicatos, a los edificios y a la burocracia, cada ciudadano tuviera un bono de dinero, recursos para poder ir a ver, escuchar o deleitarse de algún concierto, de algún ballet, etc. Si cambiamos cambiar esta mentalidad y se emprezara a subsidiar a la demanda y no a la oferta, tendríamos entonces una cantidad de eventos espectaculares y descentralizados

GA – Los mexicanos a veces nos entretenemos con nimiedades, perdemos de vista lo importante. ¿Me podrías dar tu opinión al respecto?

AR – Yo no creo que sea una particularidad del mexicano, yo creo que es la natura humana, y yo no estoy muy convencida de hablar en forma generalizada de “los mexicanos” o de “el mexicano”.

Sí creo que hay muchos “Méxicos”, y muchas maneras de comprender las cosas, sin embargo el tema de la planeación, de la visión en el futuro, de ahorrar, de invertir, de no hacer negocios de corto plazo y proyectos de corto plazo, aunque ambos sean importantes, sí creo que es una característica donde nuestra cultura del ahorro, nuestra cultura de la fe en el largo plazo está muy deteriorada y tiene mucho que ver también con expectativas no cumplidas, porque es un país donde hay una muy pequeña movilidad social, hay una gran injusticia de acceso a oportunidades, entonces el crimen se vuelve más atractivo, el crimen organizado se vuelve todavía más atractivo porque es una manera rápida de hacerse de recursos.

Para mucha gente que puede trabajar, dar lo mejor de sí, por muchos, muchos años y no ve resultados. Por ejemplo, alguien que es taxista 30 años y nota que no sólo es ella quien no tiene resultados, sino que sus hijos y sus nietos probablemente tampoco los obtendrán, entonces lo que México sí tiene fallido no es tanto la falta de decir “qué es lo importante o qué es lo urgente” porque eso puede ser natura humana, o por qué no le doy más importancia al futuro, invierto, trabajo y creo.

Pero parte de la realidad es que tiene que ver con que el sistema y el país y las reglas del juego no están hechas para el largo plazo.

GA – Como sabes en la actualidad es muy fácil crear contenidos: la gente tiene acceso a equipos fotográficos, a herramientas para creación de música, desde luego a escribir en internet. ¿Qué tanto crees tú que pueda llegar a afectar esto a los creadores profesionales?

AR – Es una gran pregunta. Es muy complicado, porque a final de cuentas te estás metiendo en un debate de quién define qué es profesional o qué es arte, o qué realmente tiene valor y probablemente hay quienes han invertido mucho en su nombre. Pero si se abre la competencia, se quitan las barreras de entrada de eso. Si el que define lo qué es arte —que es todo un debate— es el ciudadano, pues bienvenido. Bienvenido a crear contenidos. ¿Quién es quien para decirle al público qué es mejor que lo otro? Pero si el arte realmente es como decía Wagner en su ópera Mastersingers…, es algo que se construye con muchísimo trabajo, pero sobre todo lo definen los maestros artistas, si Octavio Paz va a ser el que va definir, si viviese, quien es un gran poeta, un gran escritor, pues a final del vuelo sí te metes en una complejidad. Sin embargo yo creo que esto es positivo, que la gente tenga acceso a todo tipo de contenidos yo creo que hay una mezcla de las dos perspectivas, en la cual el ciudadano define lo qué es profesional y arte y, por el otro lado, donde lo definen los críticos, los conocedores, los que han estudiado esto, es una mezcla. Y por supuesto también entra la variable de saberte posicionar en mercadología, de saber vender tu nombre, de vender tu marca y tu producto como temas que a ti te interesan.

Sin embargo al final de cuentas, yo creo que si hay un tipo de mercado donde lo que no tiene tan buen contenido, por una manera de selección natural va a desaparecer, y lo que realmente es bueno, a mediano y largo plazo, aunque no pase en esta generación, posteriormente puede resurgir, se reconocerá. No hay que temerle a eso, por al contrario.

GA – Mencionas a MySpace en tu libro de No, un imperativo de la Generación Next que se publicó en 2007, justo antes del auge que ahora como sabes tienen las redes sociales ¿Cómo observas este impacto, qué agregarías ahora que lo has observado, ahora que estás activo en Twitter, en Facebook?

AR – Es una muy buena observación. Cuando escribí el libro de La Generación Next aún no existían estas cosas, de hecho es increíble el crecimiento exponencial del conocimiento.

Hace diez años no existían el iPhone, el iPad, Twitter o Facebook. Sin embargo, ahora vemos nuestra vida como si no pudiera existir sin ellos, como si lleváramos siglos con esto. Todo lo que hablo de la falta de compromiso, de estar conectados pero no consentidos, todo lo que manejo en el libro de la Generación Next, pues simplemente se validifica más, se legitimiza más. Sí de alguna u otra forma se adelanta. Se agudizan los problemas que ahí se presentan, con el tiempo aún va a suceder más.

Twitter, por ejemplo, me parece una herramienta extraordinaria, aunque hay un gran debate, por supuesto y lo voy a tener también en la Ciudad de las Ideas, acerca de que estas herramientas te están haciendo más impersonal, más desconectado. Yo sí creo, punto número uno: que la tecnología no es neutral, que tiene una ideología, y te hace entender el mundo de una manera distinta.

No es solamente cómo ves la tecnologia con la perspectiva de que “no es buena ni mala, sino depende de quién la utilice”. Yo no creo en eso. Yo sí creo que, no es que tenga una agenda predeterminada, pero por supuesto cambia nuestra manera de comprender el mundo. De entrada ya te da otra visión el poder de acceder a información. Podemos hacer una lista enorme de los pros y los contras, porque los hay, no es una panacea. Sin embargo, creo que por muchas razones que son mucho mayores los pros, independientemente de la evaluación normativa o de óptica de si es bueno o malo.

Sin embargo, si voy a hablar de lo bueno o de lo malo, tenemos ejemplos en términos de consecuencias costo beneficio, como lo que ha sucedido en los países árabes. También como lo que implica para mucha gente tener la oportunidad de comunicarse con otros. Esto va a generar a largo plazo cosas muy positivas que todavía no sabemos cómo son, pero puede reducir el crimen, aumentar el comercio, aumentar las relaciones humanas en términos de consentir. Van a converger muchísimas cosas en nuevos negocios y por supuesto en relaciones novedosas de amistad, de convivencia, de pareja. Entonces al final de cuentas, siguiendo la línea de pensamiento de Steven Pinker, este tipo de cosas al final de cuentas pueden reducir la violencia y generan más cooperación.

GA – ¿Qué nos puedes adelantar de La Ciudad de las Ideas 2012?

AR – Este año estamos todavía definiendo 3 posibles conceptos para La Ciudad de las Ideas. Uno se llama Think Exponential. Nosotros no pensamos exponencial. Nota que no dije exponencialmente, porque lo quiero poner como un noun, como un sustantivo, no como un verbo. Y que uno piensa “2, 4, 8, 16, 32, 64” y debemos de pensar “2, 4, 256, 64000, 4 billones, etc.”. El otro que es el probable ganador se llama The magic of if para hacernos preguntas como “what if we discover the unexpected”, “what if we…”. La tercer opción se llama Out of the box provocative ideas.

Ya tenemos cerca de 20 de los 45 expositores y vamos a tener dos segmentos novedosos. Uno va a tener que ver con un jurado otro con una sección de mexicanos sobresalientes. Va a ser un gran evento, estamos trabajando con todo en la organización. Va a ser un gran año y es nuestro quinto año así que tendremos también reconocimientos hacia participantes de los cuatro años anteriores. Ya tenemos varios invitados, pero ya los daremos a conocer en su momento. Seguirá siendo en Puebla: 8, 9 y 10 de noviembre. Más información por supuesto en la página www.ciuddaddelasideas.com.

Más acerca de Andrés Roemer

Fotografía por Abelardo Ojeda

No olvides seguirnos y comentar en Twitter y Facebook